7 nov. 2010

El embovedado de Granada: historia del río Darro

El Rio Darro atraviesa la ciudad de Granada como si de cualquier ciudadano se tratara. Desde el monte de la Alhambra, pasando por plaza Nueva, siguiendo por recogidas hasta alcanzar Puerta Real, donde metros más adelante se une al Rio Genil. Y todo sin dar una sola molestia, ni un solo ruido. Tapado para no ser visto, para no estorbar.


Todo surgió con la idea de hacer de Granada una ciudad cosmopolita, y claro, eso no se podía producir si en la zona más céntrica de la ciudad había un río que desprendía olores e impedía el paso libre de las personas. Este elemento enturbiador se tenía que eliminar, pero estamos hablando de un rio, algo que no se puede borrar del mapa así como así.

La solución más sencilla sería la de embovedarlo. El proceso se vió acelerado cuando el 28 de Junio de 1835 se produjeron unas grandes lluvias que provocó que se formara un dique natural en el puente de Santa Ana, con la consecuencia de que casas ruinosas se vieron arrastradas por la inundación producida.
En el año 1836 se realiza el primer proyecto de cubrir el río entre los puentes de la Paja y del Álamo conocida como Ribera de Curtidores por el arquitecto Francisco Contreras pero han de pasar casi dos décadas, hasta 1854 para que el proyecto se reactive definitivamente, después de destacar otras opciones como la de desviar el río por un nuevo cauce de cerca de un kilómetro por encima de la ciudad y que atravesaba el collado de los Arquillos, en Jesús del Valle y llevar las aguas del Darro al Genil sin pasar por la ciudad proyecto hecho en 1837 por el ingeniero Manuel María Chavarri.

Las obras definitivas de embovedado del Darro , y la consiguiente formación de la calle Reyes Católicos, se iniciaron en 1854, durante la alcaldía de Mariano Zayas de la Vega.
El primer tramo en ser embovedado fue el comprendido entre del Puente de la Paja y la zona del Carmen según el proyecto de Antonio León y Lara que conllevó la apertura de las calles San Sebastián, hoy Salamanca y la del Príncipe.
El siguiente tramo fue el comprendido entre la Plaza del Carmen y el puente del Carbón según proyecto de Juan Pugnaire y se concluyó en 1858.
Hubo que esperar varios años para continuar con el siguiente tramo el comprendido entre los puentes del Carbón y el de San Francisco obra de José maría Mellado en 1867 y se terminó en 1877.
En 1878 de amplia el embovedado de Plaza Nueva hasta el puente de Santa Ana y se terminó en 1880.
El tramo siguiente se inició en 1880 y se empezó en Plaza Nueva hasta llegar al puente de san Francisco y lo realizó Cecilio Sáez de Losada terminándose en 1882.
Por último el tramo que quedaba descubierto, del puente de Castañeda hasta la desembocadura en el Genil se hicieron de 1936 al 1938 ya en plena Guerra Civil.

 Actualidad
El cuerpo de bomberos de Granada junto con un equipo de periodistas de Ideal se han adentrado en ese embovedado, el cual para nosotros, los ciudadanos de pie de calle nos parece algo inconcebible. El pasar por Reyes Católicos y pensar que, además de agua bajo tus pies, puede haber alguien pisando ese rio, no se contemplaba hasta ahora. Estas son las muestras:


 Plaza Nueva

Reyes Católicos

 Esquina de Correos

                                                                                        Puerta Real

 Desembocadura en el Rio Genil 

No hay comentarios:

Publicar un comentario